TRATAMIENTO DEL DOLOR CON NEUROMODULACIÓN AURICULAR

Según la Wikipedia, el dolor es una experiencia sensorial y emocional subjetiva, desagradable, que pueden experimentar todos aquellos seres vivos que disponen de un sistema nervioso central. Actualmente se entiende el dolor como el producto de un conjunto de mecanismos neurofisiológicos que modulan la información del daño físico a diferentes niveles y en diferentes partes.

El organismo utiliza esta sensación como señal de alarma cuando detecta una circunstancia adversa. La persistencia de esta señal, llamada nociceptiva, activa mecanismos de adaptación que de forma automatizada se disparan para adaptarse a esta nueva información que recibe nuestro sistema nervioso central. Por ejemplo, cuando una articulación genera una señal de dolor, la respuesta inmediata de defensa es el bloqueo articular, es decir que, en una segunda instancia, no solamente tenemos la lesión que ha provocado el dolor, sino que también tenemos las circunstancias adaptativas a la lesión, en este caso el bloqueo articular y por tanto la disfunción articular.

Desde este punto de vista, puede ser interesante el tratamiento de dolor en sí mismo. No solamente para aumentar el confort de la persona que lo padece, sino también para evitar la persistencia que esta adaptación está generando a nivel lesional.

Por tanto, todos los procedimientos que sean capaces de competir con la señal nociceptiva, logrando disminuir o eliminar las circunstancias de adaptación, secundarias al dolor, serán procedimientos terapéuticos eficaces en el tratamiento de la patología dolorosa. En este sentido la Auriculoterapia clásica y más actualmente la Neuromodulación Auricular, son procedimientos que durante décadas han mostrado evidencia clínica en el tratamiento de toda la patología dolorosa.

Actualmente la Neuromodulación Auricular presenta un modelo, que explica sus acciones terapéuticas a través de la confluencia del estímulo realizado sobre el pabellón auricular (especialmente inervado por las terminaciones vagales, trigeminales y faciales) y núcleos nerviosos del tronco cerebral.

El estímulo de puntos, áreas o zonas especialmente inervadas en el pabellón auricular, logran efectos neuromoduladores sobre la señal nociceptiva, logrando la disminución, el alivio o la eliminación del dolor.

La neuromodulación auricular, propone un modelo dinámico, basado en conocimientos neurofisiológicos, de aplicación concreta y especialmente útil en toda la patología dolorosa.

De forma genérica y a modo de ejemplo de aplicación práctica, tenemos dos zonas auriculares muy útiles en este sentido; la zona denominada Shen Men y la zona denominada Tálamo. La zona Shen Men se localiza superior y central al vértice de la fosa triangular, en la unión entre la raíz superior y la raíz inferior del antihélix. No está en el vértice de la fosa triangular, si no levemente hacia adentro y hacia arriba y sus indicaciones son las de ser una zona eficaz en el tratamiento de los trastornos piscosomáticos y el de ser un gran punto adaptógeno. Se utiliza en todos los tratamientos relacionados con el dolor. La zona denominada Tálamo se localiza en la pared de la concha que descansa por detrás del antitrago y cuenta entre sus indicaciones su relación con las conexiones talámicas, que representa el nivel más elevado en la puerta de control del dolor, por este motivo se utiliza en todos los trastornos dolorosos agudos y crónicos. Se considera el punto maestro del dolor.
Cabe señalar, que a nivel de inervación, estas zonas tienen una inervación auricular a través del nervio vago fundamentalmente y de ramas derivadas del trigémino particularmente. Estos nervios están vinculados a núcleos del tronco cerebral que tienen un papel esencial en todos los procesos implicados en la modulación de toda la información relacionada con el dolor.

A niveles prácticos, en cualquier proceso doloroso agudo o crónico en el que interese la reducción del dolor, se pueden estimular estos puntos con métodos variados. Desde técnicas invasivas, como son el uso agujas que se insertan en estas zonas del pabellón auricular, de forma bilateral y a las que además se pueden añadir estímulos eléctricos, hasta técnicas de estimulación no invasivas, como son el uso de dispositivos especiales que inyectan corrientes eléctricas específicas para la Neuromodulación Auricular u otros dispositivos que actúan ejerciendo una presión sobre las zonas descritas o con dispositivos mixtos. Las formas de estímulo como puede observarse, son muy variadas y puede seleccionarse la más apropiada para cada caso concreto.

En conclusión, la Neuromodulación Auricular es un procedimiento terapéutico, útil y eficaz en el tratamiento del dolor, sea cual sea su origen y condición, puesto que el mecanismo de acción está basado en la incidencia que tiene sobre los propios mecanismos de neuromodulación. Además posee un modelo interpretativo convencional y sus variados métodos de tratamiento permiten una aplicación diferenciada para cada tipo de paciente.

Dr. Pedro Marco Aznar

 

Esta metodología se explica en detalle en el curso de Neuromodulación Auricular:

– CURSO DE NEUROMODULACIÓN AURICULAR SOBRE EL TRATAMIENTO DEL DOLOR Y LA INFLAMACIÓN



Un comentario a TRATAMIENTO DEL DOLOR CON NEUROMODULACIÓN AURICULAR

  1. LUPE CORTES dice:

    necesito para uso personal puntos que modulen el dolor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *