DEPORTE, SUS EXIGENCIAS Y NEUROMODULACIÓN AURICULAR

Uno de los aspectos que pueden influir en el rendimiento del deportista, es el relacionado con el estado mental o emocional ante el hecho competitivo. Este aspecto es importante en toda la actividad deportiva, en su vertiente competitiva, sobre todo en las modalidades individuales, que necesitan una respuesta rápida y que en general son de corta duración. En estas situaciones el deportista puede sufrir, en mayor o menor medida, ansiedad precompetitiva o también denominado estrés competitivo, lo que conllevará a una disminución de su rendimiento deportivo.

Desde el punto de vista neurofisiológico, según la teoría polivagal, el estrés puede definirse como el estado autonómico que refleja la alteración o la desregulación de la homeostasis y que viene marcado por la disminución del tono parasimpático. El grado de estrés puede, por tanto, cuantificarse a nivel fisiológico. Este concepto de estrés es muy interesante y útil, ya que propone la idea de la vulnerabilidad al estrés de cada persona, dicho de otra manera, la predisposición constitutiva de cada persona al desequilibrio neurovegetativo, que es en definitiva la justificación del estrés.

Según está definición, sería de gran ayuda cuantificar un índice de actividad parasimpática. En este sentido la medición más sencilla de la actividad del sistema nervioso parasimpático, se deriva del patrón de frecuencia cardiaca y la arritmia sinusal respiratoria (RSA), por lo tanto un índice objetivo y fácil de obtener.

La arritmia sinusal respiratoria es la variación de la frecuencia cardiaca del nodo sinusal con el ciclo respiratorio. Consiste en la ralentización fisiológica de la frecuencia cardiaca durante la espiración y la aceleración de la misma durante la inspiración.

Una variabilidad fisiológica rítmica dentro de parámetros normales significa un control normalizado por parte del sistema nervioso, es más, a mayor amplitud de la oscilación, mayor es el estado saludable del individuo y por tanto los individuos con una variabilidad disminuida, tendrán una falta de flexibilidad fisiológica y conductal ante las demandas del entorno. En este sentido el tono vagal cardiaco es un indicador del tono parasimpático general y puede emplearse para controlar el estrés y la vulnerabilidad a este, de cada deportista.

Por lo tanto, la medición de la amplitud del RSA, que es un marcador de la influencia eferente del nervio vago sobre el corazón, marcará la vulnerabilidad del deportista ante el estrés. A mayor amplitud, menor vulnerabilidad y a menor amplitud señalizada en el RSA, mayor vulnerabilidad al estrés.

Un deportista que manifieste ansiedad precompetitiva o de estrés antes o durante la competición, sabiendo o no su vulnerabilidad, puede compensar este desequilibrio aumentando el tono vagal.

La Neuromodulación Auricular propone un sistema de estímulo vagal, mediante el pabellón auricular. Describe una serie de áreas, zonas o puntos para este propósito, y que pasamos a analizar seguidamente.

  1. Área ansiolítica superior, situada en el límite entre la fosita triangular y la rama ascendente del antihélix, en la zona superoexterna de la fosita. Esta zona, que no está descrita en la literatura clásica de Auriculoterapia, es una zona que actúa sobre los aspectos que generan una ansiedad de tipo reactivo, es decir, la que aparece en relación con una exigencia externa, como puede ser el hecho competitivo. Esta zona tiene una inervación vagal y trigeminal.
  2. Punto Shen Men se localiza superior y central al vértice de la fosa triangular, en la unión entre la raíz superior y la raíz inferior del antihélix. No está en el vértice de la fosa triangular, si no levemente hacia adentro y hacia arriba. Está considerado el punto maestro de la adaptación. En el deportista, adaptaría su sistema biológico en relación con una exigencia externa, como es el hecho competitivo. Zona de inervación vagal y trigeminal.
  3. Área vagal inferior situada en la hemiconcha inferior, cerca de la cisura intertrágica. Es una zona de estimulación vagal, con acción ansiolítica y de modulación del estrés. Zona de inervación predominantemente vagal.
  4. Zona Ansiolítica inferior, localizada en el trago inferior, cerca de donde se une a la cara, aproximadamente a 2 milímetros y un poco por debajo del centro del trago. En esta localización, se han ubicado clásicamente puntos con vocación tranquilizadora y sedante, como el llamado Valium analógico. Este punto facilita la relajación y disminuye la ansiedad. Al parecer esta zona está relacionada con la ansiedad constitutiva y por tanto relacionada con los individuos que tienen una personalidad vivencial ansiosa. Estos casos posiblemente podríamos identificarlos mediante RSA, una variabilidad fisiológica de amplitud baja y por tanto un tono parasimpático bajo. Zona de inervación vagal, trigeminal y espinal.

En relación con la situación descrita, al deportista se le puede valorar de dos maneras; una más objetiva, que es midiendo la amplitud del RSA y otra más subjetiva, valorando la personalidad del mismo y por tanto su tendencia a la ansiedad.

De esta valoración pueden emanar dos perfiles; la vulnerabilidad del deportista al estrés o una mala adaptación a las situaciones de exigencia.

En el primero de los casos, a nuestro entender se puede utilizar un programa auricular que constará de tres puntos; Shen Men como adaptógeno, el área vagal inferior como estimulador del tono vagal y la zona ansiolítica inferior como corrector de la tendencia constitucional al estrés o la ansiedad.

En el segundo de los casos descritos, proponemos otro programa de tres puntos o zonas auriculares; el Shen Men como adaptógeno, la zona ansiolítica superior como estabilizador ante una situación externa y el vago inferior como estimulador del tono vagal.

Como siempre, se deben encontrar los mejores métodos de estimulación y los tiempos adecuados para cada deportista en función de sus características. Desde los métodos invasivos a los no invasivos, de los que utilizan corrientes y frecuencias eléctricas a los que no las utilizan, pasando por estímulos ocasionales o semipermanentes, con el objetivo de lograr la máxima eficacia de nuestros tratamientos.

Dr. Pedro Marco Aznar

 

Esta metodología se explica en detalle en los cursos de Neuromodulación Auricular:

– CURSO DE NEUROMODULACIÓN AURICULAR SOBRE EL TRATAMIENTO DEL DOLOR Y LA INFLAMACIÓN

– CURSO DE NEUROMODULACIÓN AURICULAR SOBRE EL TRATAMIENTO DEL ESTRÉS Y ANSIEDAD



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*