DE LA AURICULOTERAPIA A LA NEUROMODULACIÓN AURICULAR: UN PASO EXTRAORDINARIO

Desde hace algunos años todos los autores que han introducido cambios en la cartografía de puntos reflejos en el pabellón auricular, lo han hecho siguiendo el modelo empírico, aplicando las propias experiencias y en muchos casos siguiendo la intuición, sin ninguna otra base, ni criterio, que sustente los cambios aplicados y las diferentes localizaciones de los puntos auriculares. Todo este tiempo, la Auriculoterapia ha ido de la mano de la Acupuntura, hasta tal punto que en muchas ocasiones se confunde la una con la otra. Una diferencia esencial entre ambas, es que mientras que los puntos de Acupuntura, tienen una referencia neuroanatómica, los de la Auriculoterapia no lo tienen.

El doctor Paul Nogier, siguiendo este mismo modelo, describió una cartografía auricular que fue considerada la más moderna y acertada en su momento, sobre todo, para el mundo occidental. Los chinos respondieron poniendo en marcha un programa de tratamiento con muchos pacientes, con lo que consiguieron después de contrastar resultados, una cartografía, la llamada “cartografía china” que es considerada para algunos como la más fiable hasta el momento. Paul Nogier, describió las cuatro fases auriculares, según esta teoría una determinada alteración o disfunción se puede manifestar o reflejar en cuatro localizaciones distintas. Un autentico caos. Continuó describiendo un modelo auricular para el diagnóstico, denominado Auriculomedicina, basado en el llamado Reflejo Aurículo Cardiaco (R.A.C.) o Vascular Autonomic Signal (V.A.S.). Este reflejo aparece en el pulso radial, como señal para identificar el punto activo. Cuando sometemos un punto auricular a una determinada frecuencia, al pasar una luz por un filtro que contenga un color y se proyecta sobre un punto, la resonancia del encuentro entre dos frecuencia iguales, produce una modificación en el pulso radial con lo cual al percibir esta cualidad diferente en el pulso, se identifica el punto como activo y por tanto susceptible de ser tratado. Un sistema complejo, que necesita de muchos elementos y que hace que en definitiva sea un modelo confuso y muy poco reproducible.

Este era el panorama de la Auriculoterapia hasta que se estableció un modelo basado en la inervación del pabellón auricular. Este criterio ha sentado las bases para establecer zonas relacionadas con terminales nerviosos y que podrían justificar su actividad. A esta nueva manera de entender la actividad realizada sobre el pabellón auricular se le ha denominado Neuromodulación auricular (ANM). Algunas de las organizaciones que más impulso le han dado a la Neuromodulación Auricular son la Auricular Neuromodulation Internacional School (ANMIS) y la Research Center on Auricular Neuromodulation and Complementary Therapies University of Sassari (CERNATEC), con el Doctor Giancarlo Bazzoni como representante de este procedimiento y difusor del mismo en todo el mundo.

El pabellón auricular esta inervado por tres tipos de nervios, en relación a su procedencia; trigeminal (nervio auriculotemporal), vagal (nervio auricular del vago) y espinal (nervio auricular mayor, procedentes de las raíces nerviosas C2-C3).

Estamos pasando de un modelo basado en el pragmatismo intuitivo que deja un rastro de muchas diferencias cartográficas y un número de puntos que se sitúan alrededor de los 100 (dependiendo de las distintas cartografías), a un modelo basado en criterios neuroanatómicos que describe alrededor de 10 zonas activas.

En este sentido ha sido muy importante la aparición de la teoría polivagal, elaborada por el neuropsiquiatra norteamericano Stephen W. Porges (2011), donde se detalla cuál es el papel del sistema autonómico en general y del sistema vagal en particular. Esta teoría considera que el vago no sólo es un nervio sino un conjunto de vías neurales que se originan en diversas áreas del tronco cerebral, concretamente en el Núcleo Dorsal del Vago (NDV) y en el Núcleo Ambiguo (NA). Las fibras vagales de estos dos núcleos del tronco cerebral están diferenciadas en estructura y en su función. Por un lado las fibras vagales del NA están mielinizadas y las NDV son amilínicas. También es importante señalar que neuroanatómicamente el componente motor del vago comparte orígenes evolutivos con cuatro nervios craneales: trigémino, facial, accesorio y glosofaríngeo.

La teoría polivagal reconoce que el sistema vagal es un sistema complejo y que debería organizarse en términos de los núcleos de origen comunes y de sus relaciones con estructuras del sistema nervioso central.

Los procesos que requieren la capacidad de controlar y mediar conductas complejas, como la atención, el movimiento, la emoción y la comunicación son neurofisiologicamente dependientes de los eferentes viscerales especiales del NA y de los nervios facial y trigémino.

Una de las acciones más interesantes de esta teoría polivagal es que la actividad vagal reduce la inflamación al modular el sistema inmunológico, inhibiendo el complejo de las citoquinas. Actualmente en los EE.UU. están utilizando estimuladores vagales para poder controlar fenómenos inflamatorios, por ejemplo en enfermedades reumáticas muy agresivas que no pueden reducirse con fármacos antiinflamatorios.

La inervación del pabellón auricular ofrece fibras vagales para su estímulo. Bajo este punto de vista y siguiendo este criterio neurofisiológico, se pueden generar muchas estrategias de tratamiento, que pueden ser muy concretas, justificables y eficaces.

En definitiva, por un lado tenemos un modelo empírico/experimental/intuitivo, sin criterios que discriminen las distintas localizaciones de los puntos auriculares de sus cartografías y por otro lado, un modelo actualizado, basado en la inervación del pabellón auricular y por tanto relacionado con procesos neurofisiológicos y de neuromodulación, que puede proponer estrategias terapéuticas claras a través de sus zonas activas, que pueden ser reproducibles y que pueden integrarse en el arsenal terapéutico habitual que se aplica de forma cotidiana en nuestro medio.

El paso de la Auriculoterapia clásica a la neuromodulación auricular representa un paso extraordinario que puede dar muchas expectativas de futuro a este gran procedimiento terapéutico.

Dr. Pedro Marco Aznar

 

Esta metodología se explica en detalle en los cursos de Neuromodulación Auricular:

– CURSO DE NEUROMODULACIÓN AURICULAR SOBRE EL TRATAMIENTO DEL DOLOR Y LA INFLAMACIÓN

– CURSO DE NEUROMODULACIÓN AURICULAR SOBRE EL TRATAMIENTO DEL ESTRÉS Y ANSIEDAD



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*